domingo, 10 de febrero de 2008

LA CIUDAD INVISIBLE. (2)


Blade Runner. Director: Ridley Scott. Año: 1927.
Entre los recuerdos a viejas vanguardias, se recuperan nuevas ciudades de "ciencia ficción", formadas y construidas a base de metal, miedo, peligro y búsqueda de la supervivencia... Un ambiente hostil, que nos sumerge en un halo de desolación, en la cual los que sobreviven, sufren de esta libertad reprimida hasta su máximo límite.

Ciudades de sombras, humo y pesadillas. Altos edificios abandonados en estado ruinoso y un planeta en el que todo ha dejado de funcionar como antes, una ciudad sin futuro aparente. Ahora la vida se desarrolla en colonias exteriores habitadas por un nuevo modelo de ser humano (replicantes), desterrados de la Tierra a causa de un motín. Los blade runners son los encargados de eliminar a los replicantes que encuentren en la Tierra.

Todo ha dejado de funcionar tal y como lo conocemos hoy en día y lo único que nos queda es la más avanzada tecnología, usada para crear seres más eficaces pero faltos de emociones, algo que me suena a déjà vu (por cierto genial disco de Crosby, Stills, Nash & Young), de lo que puede estar empezando a pasar en la actualidad o en un futuro no muy lejano.

2 comentarios:

IviveQ dijo...

Uf, da un poco de miedo pensar que vamos hacia allá, la verdad. Prefiero pensar que algún día evolucionaremos a los pueblos o las casas de adobe donde poder usar la tecnología en nuestro beneficio sin la necesidad de matarnos los unos a los otros o cargarnos el planeta... (pero esto sólo es lo que a mí me gustaría)...

Miguel Ángel dijo...

Me encanta esta película. La he visto muchs veces, he incluso hice un pequeño ensayo junto con un par de compañeros sobre ella para un trabajo de urbanística.
Yo no quiero ser tan pesimista, prefiero pensar que las cosas cambiarán, un poco tarde, pero cambiarán. Tendremos que adaptarnos a las consecuencias derivadas del abuso constante del ser humano sobre la tierra durante tantísimos años, pero al final saldremos de esta. Al menos es lo que a mí me gustaría que pasara...